El municipio de Cullera se sitúa en un enclave inmejorable a orillas del mar Mediterráneo y flanqueado por el río Júcar al sud y el parque natural de la Albufera al norte. Cullera ofrece extensas playas de fina arena con aguas transparentes poco profundas y, a su vez, alberga pequeñas calas entre acantilados. 

Además complementa su valor turístico con una amplia oferta cultural compuesta por museos y monumentos ubicados en el casco antiguo y con una red de rutas ecoturísticas y miradores para disfrutar de los diferentes paisajes naturales de la localidad.